¿Existe la maldición de la lotería o es sólo casualidad?