“El Niño” juega al cero