A todos los trabajadores les toca la lotería menos al jefe