A «El Niño» le gusta el 0